h1

Sacar a pasear la cámara

8 marzo 08UTC 2007

Salir a la calle con una cámara de foto es toda una experiencia. Si te paseas por el centro, no pasa nada. Todos supondrán que eres un turista y ni siquiera la militzia (la policía rusa) reparará en qué fotografías. Otra historia es si te sales de los recorridos típicos y quieres ver más, los callejones, las entradas a patios increíbles, edificios que no viene en las guias. Siempre habrá alguien que te pregunte qué fotografías y por qué, y si la respuesta no les satisface, entonces empezará el sermón: “Por qué le haces fotografía a ese edificio viejo, no ves que aquel es más nuevo, ¡házselas a aquel!”. Eso si tiene un buen día, la otra opción es que te siga hablando hasta que se te sacan las  ganas de todo o que amenacen con llamar a la militzia.

 Yo, que soy más bien cobarde y me gusta eso de seguir las reglas para evitar los problemas, es raro que decida arriesgarme a tales hazañas. Soy más bien del tipo que pasea medio haciéndose la loca, como si estuviera de vuelta de todo, y cuando nadie me ve, saco la foto. Esta versión cutre de aprendiz de fotógrafo no da buenos resultados obviamente, pero al menos evita que me meta en problemas.

 El caso es que salí a pasear por la orilla del Moskva y me llevé la cámara. Como la zona era turística, hice fotos sin temer a las miradas inquisidoras. El final del recorrido era el edificio “nuevo” de la galería Tretiakovskaya. En la vieja está todo el arte ruso hasta el siglo XX y en esta, todo el contemporáneo. Quería ver la exposición de Pierrick Sorin que forma parte de la Moscow Biennale of Contemporary Art.

Para mi asombro en las salas había gente haciendo fotos. Yo, de bicho, sólo esperaba la regañina de alguna babushka (“abuela”) de las que vigila en las salas. Esperé y esperé, pero nada. No sin cierto recelo saqué mi cámara. Hice esta foto para probar:

 polonio.jpg

“Cuando tengo una crisis de creatividad, me paso todo el tiempo en el sofá, no me puedo levantar, me siento muy mal” 

 

Y después ya no podía parar:

novaya-tretiakovskaya.jpg

Бога нет = Dios no existe

 

Anuncios

3 comentarios

  1. La primera foto que hiciste es a un cuadro del señor ese que intoxicaron con cosa radioactiva ¿no? (el que se acuerde de los nombres, que los ponga please que mis neuronas no quieren colaborar).

    Por cierto, ¿qué pasó con ese tema? Porque había material radioactivo por medio mundo…


  2. Sí, Litvinenko. La foto la hice más que nada por la babushka. La obra de ese artista, en general, me pareció de bastante mal gusto.

    No puedo hablar sobre el caso Litvineko. Si Putin se entera, me larga del país.


  3. Yo tampoco hice fotos dentro de la Nueva Tetriakov, pero le pedí un lapiz a una de esas señoras sentadas tan amables para copiar unos dibujos que creo que no volveré a ver, de una sociedad tipográgica rusa, en plan modernista y tal. Eran unos grabados minúculos, que parecían casi sellos, minuciosos y preciosos. Como no me quedé muy satisfecho con mi burda copia, intenté encontrar algún libro en la tienda, pero no hubo suerte.

    ¡Ay, que envidia que me das!



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: